Go to Top

Saca la lengua

lengua

La lengua es un órgano móvil, un músculo situado en el interior de la boca y plagado de receptores sensoriales (posee unas 3000 papilas gustativas). Forma parte del lenguaje, la masticación, la deglución y el sentido del gusto. De hecho es la única parte de nuestra anatomía con la que podemos degustar.

Mide unos 10 cm de longitud y está formada por músculos entrelazados, fibras intrínsecas y extrínsecas que hacen de ella el músculo más fuerte y flexible de la anatomía humana.

Resulta un tanto paradójico que la lengua también sea la parte de nuestro cuerpo que con más rapidez sane, pues en ella se encuentran una gran cantidad de bacterias, un millón por cada mililitro de saliva.

Curiosamente las marcas o impresiones de tu lengua te hacen único e irrepetible. Como sucede con las huellas dactilares, son distintas en cada persona, no hay dos iguales.

Sacar la lengua es un gesto casi tan antiguo como el hombre y su significado varía según la cultura, la época, el momento o la edad del que lo haga.

Puede ser un acto de burla, desafío, irreverencia, maldición, rebeldía, concentración, seducción; puede usarse como saludo, a forma de coqueteo e incluso contener connotaciones sexuales.

Los griegos lo usaban para indicar su deseo de batallar, los galos a modo de burla, los romanos antes de la época imperial lo tenían prohibido pues se consideraba una invitación sexual. En la Inglaterra victoriana, si una mujer le sacaba la lengua a un caballero, le estaba ofreciendo sus servicios. Los tibetanos actualmente lo usan a modo de saludo y como muestra de respeto. En la cultura maorí es parte de la danza que precede a la batalla y significa fiereza y desafío. En los Estados Unidos, salvo en los bebés, no está bien visto, se considera un insulto y un gesto de mala educación.

Fibras intrínsecas: están en el interior de la lengua y no están unidas a huesos.  Permite a la lengua cambiar de forma, hacerse más gruesa, más delgada, más larga, más corta, de acuerdo a la necesidad requerida.

Fibras extrínsecas: van de la lengua hasta los puntos de origen en los huesos del cráneo. Sirven para alterar la posición de la lengua, estirarla, encogerla y moverla hacia los lados.

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *