Go to Top

Cuchara, tenedor o cuchillo, ¿cuál fue el primero?

Cubiertos

Alimentarse forma parte de la rutina diaria del hombre. En un principio las manos fueron el elemento más recurrente para llevarse la comida a la boca. Con el paso del tiempo y con el fin de facilitar la ingestión de algunos alimentos, el hombre se las ingenió y comenzó a usar otros útiles para tal fin.

¿Cuchara o cuchillo?

Está claro que no existe ningún documento prehistórico que nos hable del uso de la cuchara o el cuchillo. Se cree que ya en el Paleolítico se valían de conchas y piedras para servir o comer alimentos (cuchara); sin embargo, mucha de la manduca, antes de ser consumida, debía de ser cortada (cuchillo). Así que, podríamos decir que ambos elementos formaron la primera cubertería de la historia de la humanidad.

Los primeros cuchillos aparecen en el Paleolítico (Edad de Piedra) hace unos 2,5 millones de años. Eran simples trozos de obsidiana, sílex o piedra, conformados por percusión, que servían tanto para matar al animal como para despedazarlo. El descubrimiento de los metales hacia el año 4000 a.C. supuso un gran avance, nacen los cuchillos de hoja metálica. De ellos podrían decirse multitud de cosas, entre ellas que no entraron a formar parte habitual de la mesa hasta la Edad Media, que se usaba como arma, mondadientes a la par que para cortar la comida, que cada uno usaba el suyo propio incluso en casa ajena, que en España fue Carlos III el que prohibió su uso en la vía pública, diferenciando así el arma del útil de cocina y que parece ser que fue el Cardenal Richelieu el que le dio la punta redondeada en vez de afilada pues se cansó de ver cómo el Canciller Pierre Séguier se limpiaba los dientes con la punta. 

Ya hemos visto que la cuchara data de tiempos prehistóricos. Los romanos ya usaban un artefacto similar al que denominaban cochlea (de ahí el nombre). Estaban hechas de madera y su forma era más bien plana (debía de ser un suplicio comer sopa con ellas). Si bien siguieron fabricándose de este mismo material hasta el XIX, su forma se convirtió en la actual allá por el siglo XIV.

El tenedor

El tenedor tuvo más difícil su incorporación a la mesa. En Egipto ya se usaba un mango con dos puntas para servir comida o cocinar, pero para comer se seguían usando los dedos. También griegos y romanos tenían pinchos para trinchar alimentos en la cocina, pero la comida se la seguían llevando a la boca con los dátiles.

Parece ser que el tenedor de mesa fue introducido en Europa en el siglo XI. La princesa bizantina Teodora se casa con el hijo del Gran Dogo de Venecia y lleva hasta la ciudad italiana sus costumbres, entre las que se encuentra el no comer con las manos sino con tenedor.

El artefacto, lejos de convertirse en habitual en la mesa, fue rechazado por la mayoría: la gente no sabía usarlo, se pinchaba la lengua, las encías, los labios. Incluso algunos lo identificaron como instrumento del diablo. La llegada de los espaguetis 200 años después hizo su uso indispensable en Italia. En el resto de Europa, por el contrario, se siguieron usando los dedos, el tenedor se consideraba un utensilio afeminado, remilgado. Es por fin en el siglo XVIII cuando se populariza su uso y pasa a convertirse en un signo de refinamiento, riqueza y categoría.

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *